Causas y síntomas de los tumores óseos

El cáncer de huesos es una patología que afecta a un porcentaje de la población. En algunos casos se trata de tumores primarios y en otros de metástasis óseas. Adquiere especial importancia un diagnóstico completo para aplicar el tratamiento más adecuado para cada paciente. 

tipos-tumores-oseos

¿Qué es un tumor óseo?

Se habla de tumor óseo cuando en el interior de un hueso se produce una proliferación o multiplicación de células anormal. En algunos casos, estas células presentan características que los configuran como tumores óseos malignos, en este caso, el crecimiento es muy rápido y puede afectar a otros órganos. En otras ocasiones, las células no presentan características anormales y se trata de tumores óseos benignos, sin embargo, el paciente tendrá que acudir a revisiones periódicas.

En función de las características del tumor, se diferencian los tumores óseos primarios, que son aquellos que surgen directamente en el hueso, y los tumores óseos secundarios, en este caso, son metástasis de tumores localizados en otros órganos del cuerpo humano.

Causas de los tumores óseos

Las causas de los tumores óseos son muy variadas, todos tienen en común un crecimiento descontrolado de las células. En algunos casos, las causas pueden ser hereditarias y tener relación con alteraciones genéticas.

En otros pacientes, los tumores óseos aparecen como consecuencia de lesiones o patologías, por ejemplo, la enfermedad ósea de Paget, en la que se produce una descomposición del hueso en exceso.

En pacientes oncológicos, los tumores óseos, pueden aparecer como consecuencia de tratamientos de radioterapia o quimioterapia.

¿Cuáles son los síntomas  de los tumores óseos?

En función de las causas, los síntomas de los tumores óseos varían de unos a otros pacientes, es habitual que el paciente manifieste dolor punzante de manera constante. Además, en algunos casos puede aparecer inflamación en la zona.

En los casos más severos, el tumor óseo produce debilidad en el hueso, lo que puede provocar roturas y fracturas de huesos sin que se produzcan traumatismos ni caídas que provoquen impacto sobre el hueso. 

principales-tratamientos-tumores-oseos

Tipos de tumores óseos

Existen diferentes tipos de tumores óseos en función de las causas y las características que presenten. Fundamentalmente, pueden dividirse en dos grandes grupos: los tumores óseos primarios y los tumores óseos secundarios, las diferencias entre ambos se deben, principalmente, a su origen.

Tumores óseos primarios

Los tumores óseos primarios, son aquellos que se originan directamente en el tejido óseo por un crecimiento anómalo de las células óseas. Existen diferentes tipos de tumores óseos primarios, en función de su composición y características. En primer lugar, se diferencia el osteosarcoma, que suele reproducirse en huesos largos de piernas y brazos.

El condrosarcoma, es un tipo de tumor que suele darse en los huesos, aunque en algunas ocasiones, puede iniciarse en tejidos blandos cercanos a los huesos. Los sitios en los que más suele aparecer este tumor son la cadera, la pelvis y el hombro.

Por último, el sarcoma de Ewing, es un tipo de tumor óseo, que, en la mayoría de los casos, se desarrolla en niños y pacientes jóvenes menores de veinte años. Su causa principal se debe a la fusión de dos genes. En la actualidad, su incidencia en la población es muy baja.

Tumores óseos secundarios

Por otro lado, se diferencian los tumores óseos secundarios o metástasis óseas, estos tumores se desarrollan a partir de tumores primarios localizados en otros órganos, y son más frecuentes que los tumores primarios. Las metástasis óseas pueden producirse por vía hemática, es decir, las células cancerígenas se transportan por la sangre.

Las metástasis óseas son especialmente comunes en algunos tipos de cáncer, tales como, cáncer de próstata, de mama, de pulmón o de riñón.

diagnostico-tumores-oseos

Detección de los tumores óseos

Ante la aparición de síntomas, el paciente deberá acudir al traumatólogo especialista. En primer lugar, se realizará una exploración física, en la que se observarán aquellos puntos en los que el paciente manifiesta más dolor. Se realizará un análisis de sangre, en el que se detectarán posibles anomalías, así como, los marcadores tumorales.

En la mayoría de los casos, será necesario realizar pruebas de imagen diagnósticas, tales como radiografías o resonancias magnéticas. Además, se realizarán otras pruebas, por ejemplo, tomografías computarizadas, que permitirán detectar la existencia de metástasis en otros órganos, o grammagrafías, que mediante la introducción de un material de contraste, permite obtener imágenes de los huesos, permitiendo la detección de enfermedades en etapas muy tempranas.

Ante la detección de una lesión o tumor óseo, el especialista puede tomar la decisión de realizar una biopsia. Esta prueba se realiza mediante una aguja que permite extraer muestras del hueso para su posterior análisis.

Principales tratamientos para los tumores óseos

Existen distintos tratamientos para los tumores óseos, en función de las características de la tumoración del paciente, así como de su historia clínica previa. Los tratamientos más comunes para el cáncer de huesos son la radioterapia y la quimioterapia, en la que se emplean diversos fármacos, que pueden ser suministrados por vía oral o intravenosa, para destruir las células cancerígenas.

En algunos casos, se podrá llevar a cabo una cirugía con el objetivo de extraer el tumor del paciente, normalmente, se realizará un tratamiento complementario basado en radioterapia o quimioterapia. En los últimos años, se ha puesto en marcha la criocirugía para el tratamiento de tumores de huesos, consiste en una cirugía en la que se emplea nitrógeno líquido que destruye el tumor con temperaturas muy bajas.

Por último, en algunos pacientes, se opta por una terapia dirigida. En este caso se utiliza una combinación de fármacos que actúan, de forma directa, sobre las proteínas y los genes de las células cancerígenas frenando su evolución. Así como, tratamientos con células madre.

prevencion-tumores-oseos

Prevención de los tumores óseos

Como se ha explicado, en muchos casos el cáncer de huesos está relacionado con alteraciones genéticas y es inevitable. Sin embargo, existen ciertas pautas que podrían ayudar a prevenir la aparición de tumores óseos. Así como evitar factores de riesgo.

En primer lugar, controlar el peso corporal, ya que el índice de masa corporal afecta directamente a la salud de los huesos. Para ello, es recomendable seguir una alimentación saludable, basada en proteínas y vegetales, así como evitar el sedentarismo, realizando actividad deportiva de bajo impacto. 

Como se ha visto, existen ciertas recomendaciones que pueden prevenir los tumores óseos. Es importante acudir a un traumatólogo especializado ante la aparición de síntomas o dolor óseo, que pueda realizar un diagnóstico adecuado.

Deja un comentario

Compartirlo en…

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

¿Quieres recibir las últimas noticias médicas y buenos consejos?

Datos de contacto