Diferencias entre operación abierta y endoscopia de columna

Gracias a los avances de la tecnología, actualmente existen técnicas quirúrgicas que incorporen nuevas formas más efectivas y seguras para el paciente. De esta manera, se está experimentando un importante desarrollo en las intervenciones de espalda, enmarcadas dentro del concepto de cirugía mínimamente invasiva, para tratar diferentes patologías traumatológicas de la columna vertebral.

Cuándo es necesario realizar una endoscopia avanzada de columna

¿Qué diferencias existen entre una endoscopia y una operación abierta?

A grandes rasgos, a la hora de hablar sobre el tratamiento de patologías de columna vertebral mediante cirugía, las técnicas de abordaje principales son dos. Por un lado, la tradicional cirugía abierta y, en segundo lugar, la endoscopia de columna avanzada, un procedimiento más actual a nuestros tiempos.

Las diferencias principales entre ambas técnicas hacen referencia al tamaño de las incisiones. Una cirugía de columna vertebral abierta requiere de una incisión de varios centímetros, mientras que una endoscopia de columna se realiza mediante distintas incisiones que no superan el milímetro. Además, por otra parte, al tratarse de heridas de mayor tamaño, la cirugía abierta supone una mayor agresión de los tejidos del paciente y, por tanto, supone un mayor riesgo de infecciones.

También, otra de las grandes diferencias entre ambas tiene que ver con la duración de la intervención. Mientras que una endoscopia de columna no suele superar los 90 minutos de duración, una cirugía abierta puede prolongarse durante varias horas. Del mismo modo, el tiempo de recuperación es notablemente menor tras la endoscopia de columna.
Cabe mencionar que con el correr de los años han aparecido técnicas avanzadas e intervenciones de columna vertebral que van de la mano a la cirugía endoscópica. Gracias a estos avances, el paciente puede tratar diferentes patologías de manera efectiva y recuperar su rutina diaria con mayor facilidad.

Tratamiento de columna con láser endoscópico mínimamente invasivo

Los avances de la tecnología permiten que las técnicas quirúrgicas incorporen nuevas formas más efectivas y seguras para el paciente. Una de ellas es el tratamiento con láser endoscópico mínimamente invasivo. Mediante este procedimiento se puede, por ejemplo, realizar una rizotomía (rizólisis), una técnica altamente efectiva para cortar las raíces de los nervios de la médula espinal.

Otro de los procedimientos que son posibles gracias a esta tecnología es la descompresión de disco con láser. Esta técnica de bajo riesgo se realiza con anestesia local y consiste en una sencilla punción que alivia eficazmente el dolor de espalda crónico y las molestias musculares.

Cosas que debes hacer al prepararte para una cirugía mínimamente invasiva

En el caso del tratamiento de hernias discales con láser, se emplea un método que consiste en introducir una sonda láser en el interior del disco herniado y se realiza la evaporación del líquido del disco de forma que vuelva a su lugar original. Esto no provoca daños en el mismo ni alteraciones en su estructura y alivia el dolor en la zona afectada.

De la misma manera, es posible realizar la cirugía con láser para la estenosis espinal. Este tratamiento tiene como objetivo ampliar el canal espinal para lograr descomprimir los nervios. En algunos casos, también es necesario fijar algunas vértebras para estabilizar la columna.

Además de otras afecciones de la columna que pueden curarse con esta metodología, una de las posibilidades a destacar es la del tratamiento de tumores de la médula espinal con láser. Por medio de esta tecnología, hoy es posible llegar a zonas que en el pasado eran inaccesibles para poder extirpar masas de tejido benignas o malignas.

¿Qué técnicas existen para realizar una cirugía de columna?

Gracias a los avances de la tecnología para de encontrar formas más efectivas y menos dañinas para el organismo, actualmente se pueden emplear diferentes técnicas seguras para realizar una cirugía de columna según la necesidad de cada paciente y el diagnóstico del especialista:

  • Rizólisis o rizotomía: consiste en inhabilitar el nervio sensorial de la articulación facetaria, lo que alivia el dolor lumbar u otros dolores crónicos de espalda o espasmos musculares. Es una técnica altamente efectiva para cortar las raíces de los nervios de la médula espinal.
  • Infiltración lumbar, cervical y dorsal: mediante una inyección de una sustancia analgésica en el interior de un tejido o una articulación, se brinda una solución antiinflamatoria a nivel local. El tratamiento con infiltraciones tiene una mínima agresividad terapéutica y es altamente eficaz.
  • Vertebroplastia y cifoplastia: se utilizan para tratar fracturas por compresión vertebral (consecuencia común de la osteoporosis), mediante una inyección de cemento en el hueso fracturado (vertebroplastia) o con una inserción de un balón en el hueso fracturado, con el fin de crear un espacio y rellenarlo con cemento (cifoplastia).
  • Prótesis cervical (artroplastia): es un dispositivo que se coloca entre dos piezas vertebrales con el objetivo de reemplazar al disco intervertebral que las une, reestableciendo el funcionamiento o corrigiendo una deformidad.
  • Técnica de XLIF: es una cirugía de abordaje lateral de la columna que se utiliza para la fusión lumbar. Esta reciente técnica permite el acceso a través de la parte más externa del abdomen.
  • Microdiscectomía: esta operación, en la cual se utiliza un microscopio especial para visualizar el disco y los nervios, tiene como fin extraer material de una hernia de disco lumbar que oprime la raíz de un nervio o la médula espinal.
  • Endoscopia de columna avanzada: procedimiento que permite al médico ver el interior del cuerpo del paciente a través de una cámara en el que se realizan incisiones son muy pequeñas, por lo que es menos agresiva respecto a otras técnicas.

Tratamiento de columna con láser endoscópico mínimamente invasivo

¿Qué es la cirugía endoscópica de columna?

Una de las operaciones más beneficiosas gracias los avances tecnológicos es la cirugía endoscópica mínimamente invasiva. Se trata de un procedimiento quirúrgico de mínima invasión de la espalda permite al médico ver el interior del cuerpo del paciente a través de una cámara (endoscopio) y realizar incisiones menores con instrumentos quirúrgicos diminutos.

Los principales objetivos de la cirugía endoscópica son:

  • Tener una visión detallada de los órganos afectados.
  • Diagnosticar con precisión infecciones.
  • Tratar y prevenir enfermedades.
  • Realizar una cirugía en un punto específico.
  • Generar menos daños por la operación en el paciente
  • Acortar el plazo del paciente en el hospital

¿Cuándo es necesario realizar una endoscopia avanzada de columna?

Una vez que el paciente con una afección en la espalda es examinado y diagnosticado por un especialista, este le indica cuál es el mejor tratamiento para curar su enfermedad. En algunos casos, alcanza con reposo y medicamentos; en otros, se incluye la fisioterapia para que la zona pueda recuperar su movilidad habitual; pero en los casos más severos, el médico puede indicar también una cirugía.

La cirugía endoscópica avanzada de columna será realizada una vez que el especialista realice un diagnóstico completo del paciente y decrete que este procedimiento es la mejor manera para tratar la patología.

Qué diferencias existen entre una endoscopia y una operación abierta

Ventajas de una endoscopia de columna

Existen diferentes beneficios de la cirugía mediante endoscopía de columna. La principal ventaja de este tipo de cirugía es que se trata de un procedimiento mínimamente invasivo, por lo que las incisiones son muy pequeñas y es una operación menos agresiva respecto a otras técnicas más tradicionales.

Otra de las cosas que tiene a favor es que casi siempre el paciente recibe el alta el mismo día de la operación, por lo que el tiempo intrahospitalario es más bajo a lo que era en el pasado. Del mismo modo, la cirugía con láser permite una recuperación más rápida. Debido a que el daño producido en los tejidos que rodean la zona operada es menor, el paciente puede retomar sus actividades habituales más tempranamente.

Pero no solo la recuperación es más rápida, también es mejor. Al tratarse de una operación poco invasiva, el dolor postquirúrgico es más leve. No se precisan tantos analgésicos después de la operación y la calidad de vida es más placentera para el paciente que sale del quirófano.

También cabe destacar que esta tecnología trae menos complicaciones quirúrgicas en general, como lo pueden la pérdida de sangre o el riesgo de tener infecciones. De esta manera, también se evitan los tratamientos antibióticos o potenciales segundas cirugías.

Cosas que debes hacer al prepararte para una cirugía mínimamente invasiva

Considerar el preoperatorio a una cirugía de columna mediante endoscopia es muy importante. Si bien una cirugía mínimamente invasiva no presenta grandes riesgos y es una operación sencilla, el paciente debe tomárselo con absoluta seriedad y compromiso ya que de él dependerá que su cuerpo llegue en óptimas condiciones antes de pasar por el quirófano. Hay una serie de consejos para antes de la cirugía de columna:

Ventajas de una endoscopia de columna

  • Tener una cita con el anestesiólogo para que revise su historial clínico y conozca los medicamentos que el paciente consume habitualmente. Los cirujanos deben considerar y controlar las posibles interacciones que las medicaciones pueden tener en el proceso operatorio.
  • En el caso de los fumadores, se recomienda dejar de fumar lo antes posible. El abandono tabáquico antes de la cirugía de columna facilitará la cicatrización de las heridas, disminuirá el riesgo a sufrir infecciones respiratorias y evitará el desgaste acelerado sobre los cartílagos y huesos de la columna.
  • Tener un control sobre el peso y la alimentación también aporta sus ventajas. Los problemas cardiacos, las infecciones en las heridas y las estancias hospitalarias más largas de lo habitual, son complicaciones de cirugía comunes en pacientes con obesidad.
  • Descansar bien la noche previa al proceso quirúrgico. Se recomienda tomar un baño caliente para acostarse tranquilo, sin ansiedad y procurar un sueño no menor a 6 horas (8 horas en lo ideal).
  • En lo ideal, realizar fisioterapia prequirúrgica para llegar en mejores condiciones a la operación. Luego de una intervención quirúrgica, es normal la pérdida en la función en la zona afectada, pero la misma puede ser menor si el paciente llega al quirófano en su mejor forma posible.

En caso de tener problemas en la espalda o presentar síntomas relacionados a diferentes afecciones de la columna, reservar una cita privada con el equipo de Clínica Elgeadi, que cuenta con traumatólogos expertos en endoscopia de columna en Madrid, es el primer paso para volver a tener la calidad de vida que deseas. Como pioneros en cirugía endoscópica avanzada de columna y gracias a muchos pacientes que confían en nosotros, podemos garantizarlo.

Deja un comentario

¿Quieres recibir las últimas noticias médicas y buenos consejos?

Datos de contacto