Diferencias entre operación abierta y endoscopia de columna

Cuando un paciente acude a una consulta de traumatología manifestando dolor o molestias en la espalda, se debe llevar a cabo un diagnóstico completo que permita aplicar el tratamiento más adecuado. Si fuese necesario realizar una intervención quirúrgica, se deberá valorar el tipo de cirugías más adecuada. La endoscopia de columna, se ha posicionado como la técnica innovadora mínimamente invasiva más favorable para el tratamiento de patologías de columna vertebral.

¿Qué diferencias existen entre una endoscopia y una operación abierta?

A la hora de tratar patologías de columna vertebral, las técnicas de abordaje principales son dos. Por un lado, la cirugía abierta y, en segundo lugar, la endoscopia de columna avanzada. Esta técnica es innovadora y ofrece muy buenos resultados.

Las diferencias principales entre ambas técnicas, hacen referencia al tamaño de las incisiones, ya que una cirugía de columna vertebral abierta, requiere de una incisión de varios centímetros, mientras una endoscopia de columna, se realiza mediante distintas incisiones que no superan el milímetro. Además, en segundo lugar, al tratarse de heridas de mayor tamaño, la cirugía abierta supone una mayor agresión de los tejidos del paciente, y, por tanto, supone un mayor riesgo de infecciones.

Por último, otra de las grandes diferencias entre ambas, tiene que ver con la duración de la intervención, ya que una endoscopia de columna, no suele superar los 90 minutos de duración, mientras la cirugía abierta, puede prolongarse durante varias horas. Además, el tiempo de recuperación es notablemente menor tras la endoscopia de columna.

¿En qué casos se recomienda cada tipo de cirugía?

En la mayoría de los casos, la endoscopia de columna es la técnica más adecuada para el tratamiento de lesiones y patologías de columna, ya que, como se ha explicado, reduce el riesgo de infecciones y el tiempo de recuperación.

Sin embargo, es importante que la endoscopia de columna sea llevada a cabo por un especialista y, que se realice un estudio previo del estado de salud general del paciente. Así como, de lesiones y patologías previas.

¿En qué consiste una endoscopia de columna?

Como ya se ha comentado, la endoscopia de columna es una técnica innovadora que, mediante la utilización de un endoscopio, permite abordar las patologías de columna. Se trata de una cirugía mínimamente invasiva, mediante la que se introduce una óptica de luz que, conectada a una pantalla de alta resolución, permite la exploración del canal espinal.

La endoscopia de columna, por lo general, se divide en dos partes. Una primera parte con una duración de 30 minutos, en la que se aplica la anestesia al paciente y se estudia la manera y posición más adecuadas para la introducción de la cámara óptica.

En segundo lugar, una segunda fase, en la que se realizan las incisiones necesarias en la piel del paciente, mediante las que se introduce el endoscopio y se lleva a cabo el procedimiento que la lesión del paciente requiera.

Ventajas de una endoscopia de columna

La endoscopia de columna avanzada, presenta numerosas ventajas, y ha supuesto una revolución en el tratamiento y diagnóstico de patologías de columna vertebral. En primer lugar, la endoscopia de columna garantiza una reducción del tiempo de recuperación del paciente tras la intervención. En la mayoría de los casos, el paciente podrá ser dado de alta una vez hayan finalizado los efectos de la anestesia, o, en algunos casos el día posterior a la intervención.

Además, la intervención se lleva a cabo mediante pequeñas incisiones, que reducen el riesgo de infecciones de las heridas durante el postoperatorio y, además, suponen una agresión mucho menor para los tejidos.

Recomendaciones antes de una cirugía de columna vertebral

Antes de una cirugía de columna vertebral, sea cual sea la tipología, así como la lesión o patología que vaya a tratarse, es importante tener en cuenta ciertas pautas. En primer lugar, se debe realizar un diagnóstico completo de la patología de columna vertebral del paciente, que incluya diferentes pruebas diagnósticas, así como un estudio completo de la sintomatología del paciente.

Además, es importante que este diagnóstico sea evaluado y estudiado por un traumatólogo especialista. Al igual que, para una correcta recuperación y un postoperatorio adecuado, es importante que la cirugía sea llevada a cabo por un cirujano especializado en columna vertebral. 

Como se ha explicado, una cirugía de columna vertebral puede mejorar de forma notable la calidad de vida del paciente. Antes de la intervención es necesario un diagnóstico amplio, que permita conocer la lesión de en profundidad para aplicar un tratamiento individualizado que contribuya a evitar la cronificación de la lesión del paciente.

 

 

Deja un comentario

Compartirlo en…

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

¿Quieres recibir las últimas noticias médicas y buenos consejos?

Datos de contacto