¿Qué es la hidrocefalia? Síntomas, causas, diagnóstico y tratamientos

El equipo de Neurología de Clínica Elgeadi está a la vanguardia de los tratamientos más innovadores utilizando la última tecnología en técnicas quirúrgicas avanzadas. En este artículo te contamos todo acerca de una de las enfermedades que tratamos en nuestra clínica llamada Hidrocefalia.

¿Qué es la Hidrocefalia?

El término hidrocefalia está compuesto por dos palabras provenientes del griego: “hidro” que quiere decir “agua” y “céfalo” que es “cabeza”. Tal como su nombre lo indica, la hidrocefalia es una patología que produce una acumulación en exceso de líquido cefalorraquídeo en el cerebro.

Este líquido cerebroespinal o cefalorraquídeo cubre el cerebro y la columna vertebral. Cuando hay un exceso de líquido, se produce una mayor presión en el cerebro o en la médula espinal que puede perjudicar las funciones cerebrales y neurológicas del paciente.

Síntomas de la hidrocefalia

Síntomas de la hidrocefalia

Los síntomas que presenta un paciente con hidrocefalia dependen principalmente de la edad y la gravedad o progresión que lleve la enfermedad.

Síntomas de hidrocefalia en bebés

En los bebés menores de un año, se pueden ver abultadas las fontanelas debido a que los huesos del cráneo no se han terminado de cerrar. Por ello los bebés con hidrocefalia suelen evidenciar rápidamente un aumento de tamaño de la cabeza, junto con otros síntomas como cansancio excesivo, vómitos, ojos orientados hacia abajo (ojos en puesta de sol) y falta de apetito.

Diagnóstico y tratamientos para la hidrocefalia

Síntomas de hidrocefalia en niños y adultos

Cuando los huesos del cráneo están cerrados, la presión del líquido cefalorraquídeo es mayor, debido a que no hay espacio “libre” para que se expanda y descomprima el cerebro como es en el caso de los bebés.

Es por esto que en casos de niños mayores de un año y adultos podemos observar otra sintomatología como dolores intensos de cabeza, vómitos, convulsiones, visión doble y/o nublada, problemas de coordinación motora y de equilibrio, somnolencia o letargo, ojos en puesta de sol y pérdida de control de la vejiga o necesidad de orinar con frecuencia.

Causas y factores de riesgo de la hidrocefalia

La hidrocefalia se produce por un desequilibrio entre la producción de líquido cefalorraquídeo y la capacidad de absorción del mismo en el torrente sanguíneo. Ese desequilibrio puede verse producido por cualquiera de las siguientes razones:

  • Obstrucción del flujo de líquido cefalorraquídeo entre los ventrículos entre sí o con el resto del cerebro. Esta es una de las causas que se da con mayor frecuencia.
  • Absorción deficiente de líquido cefalorraquídeo por parte de los vasos sanguíneos producto de una inflamación en los tejidos cerebrales, lesiones o una patología preexistente.
  • Producción excesiva de líquido cefalorraquídeo: con muy poca frecuencia se dan casos en que la producción de líquido es excesiva y supera la capacidad de absorción que tiene el torrente sanguíneo.

Qué pasa si no se trata la hidrocefalia

Factores de riesgo de pacientes con hidrocefalia

Cuando hablamos de hidrocefalia congénita no podemos especificar factores que colaboren en su desarrollo. Sin embargo, si hablamos de hidrocefalia adquirida, podemos especificar ciertos elementos que pueden aportar en su manifestación.

En el caso de los bebés menores de un año, donde es más frecuente esta enfermedad podemos destacar los siguientes principales factores de riesgo: complicaciones de parto que generen sangrado dentro de los ventrículos cerebrales, o infecciones sufridas en el feto durante el embarazo, como la rubéola o sífilis, que produzcan inflamación de los tejidos del cerebro.

En niños mayores y adultos, la hidrocefalia puede verse producida por tumores cerebrales o intradurales, infecciones del sistema nervioso central, como paperas o meningitis y lesiones traumáticas en la cabeza que produzcan derrames cerebro vasculares.

Qué es la Hidrocefalia

Diagnóstico y tratamientos para la hidrocefalia

Para diagnosticar esta patología, un médico especialista utilizará pruebas por imagen de última generación como tomografías computarizadas, resonancias magnéticas y ultrasonografías. También, si lo viese necesario, podrá confirmar el diagnóstico utilizando pruebas de verificación de la presión. Cada especialista decidirá cuál será la mejor forma de diagnosticar al paciente dependiendo de su edad e historia clínica.

Tratamiento quirúrgico para la hidrocefalia

Hoy en día existen dos tipos de intervenciones quirúrgicas para tratar la hidrocefalia:

  • Cirugía de derivación: consiste en la colocación de una especia de tubito que conecta los ventrículos cerebrales con los peritoneales y que se ocupa de absorber el líquido cefalorraquídeo excedente.
  • Ventriculostomía endoscópica del tercer ventrículo: se realiza una pequeñísima perforación en el ventrículo para fomentar la absorción del líquido cefalorraquídeo por el torrente sanguíneo.

Causas y factores de riesgo de la hidrocefalia

Qué pasa si no se trata la hidrocefalia

El tratamiento es esencial ya que la hidrocefalia tiene una tasa de mortalidad entre el 50 y 60%, además de las secuelas neurológicas, motoras y cognitivas que pueden empeorar la calidad de vida del paciente si no se lo trata.

El tiempo que puede vivir una persona con hidrocefalia depende en gran medida de la atención médica, diagnóstico y tratamiento precoz de la enfermedad. Por todo esto es muy importante asesorarse con un equipo de médicos profesionales y que cuenten con la experiencia necesaria para darle al paciente las mejores posibilidades. Si tienes más dudas ponte en contacto con nuestro equipo de neurología o pide tu cita online para una consulta personalizada.

Deja un comentario

Compartirlo en…

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

¿Quieres recibir las últimas noticias médicas y buenos consejos?

Datos de contacto