Lesiones más comunes del Tendón de Aquiles

Si has escuchado algo de mitología griega sabrás que el nombre tendón de Aquiles proviene del gran guerrero y héroe en la guerra de Troya que fue derrotado al ser alcanzado por una flecha en el talón. En la actualidad, éste sigue siendo uno de los mayores puntos débiles del cuerpo humano. Te contamos a qué lesiones está expuesto, en qué consisten y como cuidarte para no padecerlas.

Lesiones más frecuentes del tendón de Aquiles

¿Qué es y para qué sirve el tendón de Aquiles?

Los tendones son los tejidos que conectan los músculos a los huesos. El más extenso y fuerte del cuerpo es el tendón de Aquiles, el cual conecta los músculos superiores de la pierna, es decir, de la pantorrilla con el hueso del talón, llamado calcáneo.

Síntomas de lesión en el tendón de Aquiles

El dolor es tan sólo uno de los síntomas de que puede existir una lesión en el tendón de Aquiles. Son tres las patologías más frecuentes que se presentan en el talón de Aquiles: la tendinitis, la tendinosis y finalmente la ruptura del mismo.

Adicionalmente, al haber una lesión, el dolor puede presentarse conjuntamente con otros síntomas como la inflamación, la acumulación de líquidos en la zona causando hinchazón, enrojecimiento y calor en el área afectada y reducción de las funciones musculares. Es importante resaltar, que en caso de presentar estos síntomas, el paciente deberá realizar una consulta con un profesional en traumatología para no empeorar el cuadro médico.

¿Cuáles son las causas del dolor en el Tendón de Aquiles?

Como la mayoría de las lesiones en el cuerpo humano, el dolor en el talón de Aquiles no tiene una causa única. Entre los motivos más frecuentes por los cuales podemos sufrir estas lesiones podemos mencionar un traumatismo, deporte ocasional, calzado no adecuado o una rotación excesiva del tendón.

Cuáles son las causas del dolor en el Tendón de Aquiles

Lesiones más frecuentes del tendón de Aquiles

Dado que son muchas las patologías y lesiones que se pueden sufrir en la región del telón de Aquiles, os describiremos brevemente las más comunes.

Tendinitis Aquilea

La tendinitis aquilea, como la mayoría de las tendinitis, se produce como resultado de una un uso excesivo y una sobrecarga del tendón de Aquiles. Se presenta a menudo en personas que practican deportes esporádicamente (una o dos veces por semana) o en deportistas que de modo repentino aumentan la intensidad y la duración de sus entrenamientos.

La mayoría de los casos de tendinitis aquilea pueden ser tratados, en el mismo hogar del paciente, siempre bajo la supervisión de un especialista en traumatología. Para prevenir que la lesión se vuelva recurrente es fundamental que el paciente siga las indicaciones médicas de cuidados personales. Afortunadamente, sólo los casos más graves de tendinitis aquilea pueden devenir en desgarros que pueden requerir medidas más invasivas como una reparación quirúrgica.

Híper o sobre pronación

La pronación es el movimiento que realiza el pie al entrar en contacto con el suelo y rotar hacia su interior. La hiperpronación consiste en una rotación excesiva del pie al realizar este movimiento a consecuencia de la pérdida de estabilidad del tobillo. Existen deportes como el esquí o andar constantemente en pendientes que pueden exacerbar esta patología.

Tendinosis

Esta degeneración progresiva del tendón de Aquiles puede devenir en la rotura tanto parcial como total del tendón. Las fibras de colágeno que lo componen se deterioran causando una lesión crónica. Existen muchos factores que pueden causar esta lesión a mencionar: traumatismos directos, retropié valgo, sobrepeso, gemelos o isquiotibiales acortados.

Tratamiento de lesiones en el tendón de Aquile

Bursitis

El tendón de Aquiles tiene dos sacos o bolsas de líquido sinovial, una interna y otra externa. Dada su ubicación, es la bursa subcutánea o externa la que se encuentra más expuesta a factores externos o golpes. En ocasiones debido al roce del propio calzado se irrita o inflama.

Como las patologías de talón de Aquiles previamente mencionadas también se asocia con los cambios repentinos en el nivel de actividad física y realización de deporte de un modo no adecuado, incluyendo ejercicios muy intensos y sin realizar calentamiento previo.

Síndrome de Haglund

También llamado prominencia ósea o tendinopatía de inserción, consiste en un crecimiento anómalo en la parte posterior del talón donde se inserta el tendón de Aquiles. Este espolón se produce a raíz de una inflamación crónica que provoca un depósito de calcio. Aunque os parezca asombroso, esta patología es frecuentemente una consecuencia del uso frecuente de calzado ajustado.

Rotura del tendón de Aquiles

La rotura del tendón de Aquiles, si bien es el caso más peligroso de estas patologías, se puede dividir según su gravedad en pequeñas roturas, rotura parcial o rotura completa. Mientras que las roturas pequeñas del talón de Aquiles pueden ser imperceptibles para las pruebas de diagnóstico por imagen, la rotura completa se presentará con un dolor muy intenso y una reducción de la movilidad del pie y la pierna. Es fundamental que esta lesión sea tratada a tiempo para que no cause daños irreversibles.

Tratamiento de lesiones en el tendón de Aquiles

Al sufrir cualquier lesión que afecte tanto nuestros huesos, como tendones o musculatura lo primordial será discontinuar nuestra actividad física. Muchas veces también es recomendable la aplicación de frío en la zona afectada para aliviar el dolor.

Una vez que pueda hacer la consulta médica con un especialista en traumatología, el mismo, le indicará todas las pruebas diagnósticas necesarias y procederá al diseño de un plan de recuperación. Algunas de las lesiones más comunes del tendón de Aquiles pueden ser tratadas mediante tratamientos no invasivos (rehabilitación, masajes, medicamentos antiinflamatorios, electro estimulación) mientas que otras necesitarán de tratamientos quirúrgicos.

Tratamientos con células madre

Esta técnica innovadora y novedosa, permite la rápida recuperación de los tejidos dañados. Habitualmente los tratamientos de medicina regenerativa con células madre se centran en la reparación, la regeneración de células, tejidos u órganos para recuperar cualquier función dañada.

El cuerpo humano es una estructura sensible expuesta a miles de factores externos que pueden lesionarlo. Si planeas exponerte a un cambio de intensidad en tu rutina de ejercicios, tienes dolor al andar o has notado un cambio o hinchazón, no dudes en visitar a tu traumatólogo. En clínica Elgeadi podrás encontrar a los mejores especialistas en lesiones del tendón de Aquiles

Deja un comentario

Compartirlo en…

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

¿Quieres recibir las últimas noticias médicas y buenos consejos?

Datos de contacto