Causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento de los quistes ganglionares

Los gangliones son el tipo de tumor más común en las articulaciones y tendones. Son benignos y suelen aparecer en la muñeca, aunque también se pueden ver en el tobillo y en el pie.  En este artículo profundizaremos en las causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento de los quistes ganglionares.

¿Qué son los gangliones?

Los gangliones son bultos que aparecen en las articulaciones o a lo largo de los tendones, están rellenos de líquido sinovial, que es el mismo líquido que lubrica y cubre nuestras articulaciones.

Los quistes ganglionares son benignos y, normalmente, ni siquiera resultan dolorosos.

Suelen aparecer en el dorso de la muñeca, aunque también pueden encontrarse en dorso de la mano, dedos o empeine, y en el pie, tobillo o la  misma rodilla.

Como curiosidad, también se les conoce como quistes bíblicos, ya que antiguamente se creía que, la mejor manera de tratarlos, era golpeándolos con un libro gordo (normalmente una Biblia). Por supuesto, este procedimiento está absolutamente desaconsejado.

Características de los quistes sinoviales

Los gangliones son bultos redondos u ovalados rellenos de líquido lubricante, que tiene una textura gelatinosa. Su consistencia puede ser dura o blanda y pueden variar de tamaño rápidamente, llegando hasta los 2,5 centímetros.

Entre un 70-80% de los quistes sinoviales se hallan en la mano o muñeca. Aquellos que crecen en los dedos reciben el nombre de quistes mucoides y suelen estar relacionados  con la artrosis.

Síntomas de los quistes ganglionares

Los gangliones de muñeca suelen desarrollarse en la parte posterior de esta articulación, pudiendo provocar dolor e incluso dificultar la movilidad de la misma en casos extremos.

Generalmente, son indoloros. En ocasiones, el dolor que produce un quiste ganglionar se debe a la compresión de algún nervio. En este caso, puede que también aparezca debilidad muscular y hormigueo.  Es posible que también el quiste duela si se aprieta, por ejemplo, si tenemos uno en la palma de la mano y nos apoyamos sobre ella.

Causas de la aparición de gangliones

No se conocen las causas exactas de la aparición de los gangliones, aunque se cree que crecen cuando el tejido que envuelve la articulación o el tendón se sale de su sitio.

Es más probable que aparezcan en articulaciones o tendones que han sufrido lesiones, y hay teorías que relacionan los quistes ganglionares con el sobreesfuerzo o la tensión. De hecho, los bultos  que aparecen en las muñecas ocurren más a menudo en gimnastas o en personas que fuerzan esta articulación.

Por otra parte, los quistes mucosos, o mucoides, que aparecen en el dorso de los dedos, pueden ser un síntoma de  artritis.

Diagnóstico y tratamiento de los gangliones

Factores de riesgo de padecer quistes ganglionares/bíblicos

Aunque las casusas de los quistes ganglionares son desconocidas, sí se sabe que:

  • El 70% de los gangliones aparecen entre los 20-40 años, con más frecuencia en las mujeres.
  • Las lesiones articulares y en los tendones favorecen la aparición posterior de estos quistes.
  • Las personas que sufren osteoartritis en los dedos tienen más posibilidades de que aparezcan gangliones en esta zona.

Síntomas de los quistes ganglionares

Los gangliones son bultos que se caracterizan por:

  • Su ubicación en las articulaciones o a lo largo de los tendones, sobre todo en las muñecas y manos.
  • En cuanto a la forma y el tamaño de los quistes bíblicos, son redondos u ovalados y, generalmente, miden menos de 2,5 centímetros. El tamaño puede variar, disminuye con el reposo y aumenta con los movimientos repetitivos. Algunos quistes son tan pequeños que no se detectan a simple vista.
  • Generalmente, son indoloros. En ocasiones, el dolor que produce un quiste ganglionar se debe a un nervio comprimido. En este caso, puede que también aparezca debilidad muscular y hormigueo. Es posible que también el quiste duela si se aprieta, por ejemplo, si tenemos uno en la palma de la mano y nos apoyamos sobre ella.

Causas de la aparición de gangliones

Diagnóstico y tratamiento de los gangliones

El diagnóstico comienza con un examen visual, el repaso de la historia clínica del paciente y la palpación del ganglión, para comprobar si es doloroso.

Los quistes ganglionares son traslúcidos, ya que dentro hay líquido. Es posible que el médico utilice una linterna para comprobar si la luz puede atravesar el quiste.

En ocasiones se realiza una radiografía de los gangliones con el fin de descartar otras patologías, como tumores en los huesos o artritis.

También se usan exploraciones con resonancia magnética para los quistes, o ecografías para detectar los gangliones.

En cuanto al tratamiento, la mayoría de los gangliones desaparecen por sí mismos, así que es muy posible que el médico decida, simplemente, esperar y observar la evolución.  Si aumenta de tamaño debido a movimientos repetitivos, puede usarse una férula en la muñeca y reposar durante unos días.

En el caso de que el quiste sea muy doloroso o limite las actividades del día a día, puede procederse a la aspiración del mismo, aunque en muchas ocasiones el ganglión vuelve a aparecer después del drenaje.

La última opción es la cirugía. En Clínica Elgeadi somos expertos en cirugía mínimamente invasiva, como la artroscopia de muñeca para el tratamiento de los gangliones.

En una artroscopia de muñeca es posible visualizar y actuar sobre la articulación con el mínimo daño posible al paciente.

Qué son los gangliones

¿Cómo prevenir la aparición de quistes bíblicos?

Se pueden realizar estiramientos de muñeca para prevenir la aparición de quistes sinoviales. Se trata de ejercicios de relajación especialmente útiles para las personas que pasan muchas horas delante del ordenador o bien tienen un trabajo que genera tensión en las articulaciones.

La tensión en las muñecas es un factor de riesgo, así que la realización de estos ejercicios puede evitar la aparición de un ganglión de muñeca.

Es aconsejable además que, las personas con antecedentes de ganglión en la muñeca eviten actividades que generen una presión  excesiva en esta zona.

Ante la aparición de un quiste sinovial, lo mejor es acudir a un experto en traumatología para que lo evalúe correctamente y pueda establecer un procedimiento adecuado. En Clínica Elgeadi contamos con un equipo de especialistas  dolencias de mano y muñeca para resolver cualquier patología con un tratamiento totalmente personalizado. Cuenta con nosotros y pide cita para cuidar tus manos y muñecas.

Deja un comentario

Compartirlo en…

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

¿Quieres recibir las últimas noticias médicas y buenos consejos?

Datos de contacto